Sabotaje [2015]

Ciudad de México, México

Existen varias versiones sobre el origen de la palabra sabotaje. Una de ellas indica que un trabajador textil lanzó sus zapatos de madera (llamados sabots) dentro del mecanismo de un telar, atrofiando así su funcionamiento y por tanto parando la producción. Otra idea es la del trabajo lento al usar zapatos de madera. También se ha dicho que la palabra proviene de la estrategia de los campesinos holandeses de pisotear las cosechas con sus sabots para vengarse de sus amos.

Las relaciones de dominación y jerarquía engendran una especie de agresión inhibida, la cual es desplazada a los objetos.  Sucede en este tránsito, como sugiere la escritora George Eliot en ‘Floss of the Mill’, una aniquilación imaginaria del sujeto detestado por medio de un rencor constructivo, un rito semi-oculto de compensación en el que a la vez se ahoga y se expresa el resentimiento. Después, al insertar ese objeto de nuevo en el espacio, ese espacio deja de ser el mismo: en el sabotaje hay creación, a partir de un pequeño gesto el orden de las cosas es modificado de forma irreversible e inimaginable, aunque pocas veces visible.

Explorar estos gestos para evidenciar la poética sutil de la sublevación es el propósito de esta pieza.

Se emuló y registró en fotografía y video la destrucción, despliegue y reconstrucción por parte de una trabajadora doméstica de  un juego de tazas de porcelana (objeto de gran valor afectivo para la familia con la que trabaja) en el que las fisuras del acto  se esconden hasta quedar estos objetos casi idénticos a los originales. Con esta acción se busca visibilizar las fisuras sutiles del discurso oculto de los subalternos, en una relación de empleo que se encuentra por lo general, dentro de una regulación laboral ambigua en la que los empleados difícilmente cuentan con recursos para demandar prestaciones justas o exigir el cumplimiento de sus derechos.

Modificación del objeto por destrucción parcial o total del mismo, como forma de protesta o testimonio de inconformidad. El objeto es un síntoma aquí, un mensaje, por medio del que se hace visible un discurso oculto de tensión y desacuerdo.

La dualidad entre el objeto original y el objeto modificado aparece ahora en la manera de sabotaje provocado por un malestar subyacente. Los objetos son extraídos del flujo de mercancías, dañados y reintroducidos posteriormente con el fin de afectar su funcionalidad. Se produce lateralmente un objeto nuevo con los restos de los objetos dañados.

En este tipo de sabotaje se produce un contraste entre una acción destructiva que posteriormente se convierte en una acción constructiva, y de esta forma se neutraliza la sospecha nihilista que acompaña a todo acto de sabotaje.

Juego de porcelana reconstruido, seis tazas y seis platos ; pañuelo de seda; DVD con vídeo a color HD con duración de 13 minutos/ 24 fotografías a color, formato 6 x 4.